Mesa de la Ría recurre las obras del Puerto para la Zona de Actividades Logísticas

0
321
dig

Solicitará además en el próximo Pleno que el Ayuntamiento emita informe de compatibilidad urbanística sobre la citada ZAL.

Asimismo, pedirá pronunciamiento sobre la primera fase del proyecto de viario licitado por el Puerto para la ZAL y sobre la concesión de 15 hectáreas que pretende obtener Atlantic Copper para un vertedero de Silicatos de Hierro (Escoria de Fundición)

Mesa de la Ría considera que la intención del Puerto de construir una Zona de Actividades Logísticas en la Punta del Sebo incumple el Plan General de Ordenación Urbana de Huelva y el Plan Especial del Puerto, ya que la citada intervención supondría una «modificación estructural» de dichos instrumentos de planeamiento que el Puerto no ha tramitado, todo ello con objeto de evitar la participación ciudadana prevista en el planeamiento urbanístico.

El Puerto ha licitado por fases el proyecto de ZAL, para evitar una evaluación ambiental conjunta que tire por tierra el mismo. Desde Mesa de la Ría queremos llamar la atención sobre este proceder ya utilizado por Gas Natural y el Gobierno Central para licitar el proyecto de almacenamiento de gas en Doñana, cuyo proyecto fue dividido en cuatro fases para tratar así de evitar una evaluación conjunta que estaba condenada a ser negativa.

En esta ocasión, el PSOE que ante el caso de Doñana criticó esta estrategia de dividir en fases un proyecto que debería ser evaluado de forma conjunta, es ahora el que pretende utilizar esta misma estrategia para imponer una ZAL en la Punta del Sebo. Un lugar en el que el deseo de los ciudadanos, los acuerdos de 1991 y el vigente PGOU de Huelva establecieron la condición «a recuperar» por la ciudad.

Para Mesa de la Ría, tanto la ZAL como la licitación pública de la primera fase de su viario deben contar además con una Autorización Ambiental Unificada (AAU), en la que se incluirían los diversos informes sectoriales necesarios para su tramitación, como son el informe histórico de contaminación de dichos suelos, la aprobación de la Consejería de Medioambiente y Urbanismo o el citado informe municipal de compatibilidad urbanística que Mesa de la Ría solicitará al Pleno por medio de su moción.

Cabe resaltar que este informe de compatibilidad urbanística es el que ya fuera solicitado por Mesa de la Ría en el caso de los fosfoyesos de Huelva y que resultó negativo para el pretendido proyecto de Fertiberia para la cubrición de éstos con una capa de tierra. Un argumento más que de peso elevado a la Audiencia Nacional por Mesa de la Ría.

En la citada moción, se solicitará igualmente que el Ayuntamiento se pronuncie también sobre la viabilidad urbanística de la petición realizada por Atlantic Copper de una concesión de 15 hectáreas en la Punta del Sebo para un nuevo vertedero de silicato de hierro (escoria de fundición), del que el colectivo desconoce la ubicación por la negativa del Puerto a dar esa información.

Por otro lado, Mesa de la Ría ha presentado ayer el denominado «Recurso Especial en materia de Contratación» contra la licitación del vial de acceso a la ZAL licitado por el Puerto, y se reserva el derecho de acudir a la jurisdicción Contencioso-Administrativa si el mismo es resuelto negativamente.

Al mismo tiempo, se han presentado alegaciones en vía administrativa contra la solicitud de concesión de las 15 hectáreas de terreno solicitadas por Atlantic Copper para convertirlas en otro vertedero de residuos en plena Punta del Sebo, intención sobre la que el colectivo ciudadano estudia acudir a la vía judicial para defender los intereses de Huelva.

Desde Mesa de la Ría defenderemos un proyecto de ciudad que aspire a la recuperación para uso y disfrute de la ciudadanía de la Punta del Sebo, objetivo para el cual se fundó esta organización, y por tanto nos opondremos con todos los mecanismos legales a nuestro alcance a que la zona más privilegiada de la ciudad y sobre la que tiene que pivotar el desarrollo económico futuro y la generación de empleo, se destine, sin contar con la ciudadanía, a un uso similar al que se nos ubicó en la década de los 60, y que nos ha llevado a la situación de precariedad social, laboral y económica en la que estamos sumidos.

ENLACE: