Riesgo radioactivo y mas chimeneas en Francisco Montenegro

0
2688
FOTO: M.Martín

MESA DE LA RÍA DENUNCIARÁ A BRUSELAS LA SUBVENCION DE 25 MILLONES DE EUROS CONCEDIDO AL PROYECTO ‘CirCular’ DE ATLANTIC COPPER SI SUS CHIMENEAS NO SE TRASLADAN AL PUERTO EXTERIOR

La organización considera inadmisible nuevas chimeneas en la Punta del Sebo así como instalaciones de recepción de chatarra de electrodomésticos con riesgo radiactivo procedentes de todo el mundo

Mesa de la Ría considera inaceptable que el alcalde de la ciudad, Gabriel Cruz, condene una vez más a Huelva con la construcción ahora de una nueva industria pesada. Se trata de 60.000 toneladas de chatarra que provocará la construcción de nuevas chimeneas a las puertas de la ciudad, así como instalaciones de manipulación y co-incineración de metales con riesgo radiactivo añadido.

En este sentido, Mesa de la Ría asegura que tanto el puerto como la propia empresa disponen de suelo en el puerto exterior donde se descargará en barcos la chatarra. Así, la opción de instalar esta industria pesada en el puerto exterior ni siquiera se ha valorado en el estudio de impacto ambiental que se ha tramitado, que tampoco ha contado con la participación ciudadana y ecologista.

La nueva fábrica contaminante tendrá tres ubicaciones en la Punta del Sebo. La nueva fundición se construirá junto a la actual, lugar donde se incinerarán metales y que incluirá múltiples chimeneas, dos de ellas de 75 metros de altura. Otra irá ubicada en las primeras transversales de Francisco Montenegro, tras el ‘Kiosco Manolín’, donde se retirarán materiales contaminantes de electrodomésticos y aparatos con otra chimenea de 25 metros. La tercera instalación irá junto al vertedero de los silicatos de hierro donde se colocará un arco de control radiactivo de los camiones y una planta de almacenamiento temporal de material radiactivo.

“La inclusión de nuevas chimeneas de industria pesada y actividades potencialmente contaminantes de suelos tras el ‘Kiosco Manolín’ es una afrenta a la población de Huelva, que además incumple el Plan Especial Portuario que declaró esta zona “Industria ligera no contaminante”, por lo que entra en colisión con los usos residenciales del Ensanche Sur y la cercanía al Parque Sur, recinto ferial y Estadio Colombino, cuya construcción haría inviable la asignación de fondos europeos formulados contra el planeamiento urbanístico vigente”, ha declarado el presidente de Mesa de la Ría, Juan Manuel Buendía.

Todas estas nuevas fábricas tienen riesgo de fundir o manipular chatarra radiactiva a escasa distancia de la ciudad, algo que ya ocurrió con la fusión de un aparato procedente de un Hospital de Londres en Acerinox, Cádiz, en 1998, cuyas cenizas radiactivas se enterraron en los fosfoyesos supervisadas por el CSN (Consejo de Seguridad Nuclear).

Según Mesa de la Ría, para llegar a este proyecto, “Atlantic Copper ha falseado en la tramitación ambiental el estudio de impacto a la salud, ocultando que la industria pesada que se instalará en las primeras naves de Francisco Montenegro afecta en menos de 1.000 metros a solo a 47 personas, las actualmente censadas en el único bloque del Ensanche Sur, ocultando, en la tramitación ambiental y a las autoridades sanitarias, que tal planeamiento prevé una población de más de 8.000 personas, gran parte de ellas a menos de 1000 metros”. Tampoco evalúa la suma de la contaminación que provocarán estas chimeneas a la ya constante superación en Huelva de los niveles de NOx, ozono troposférico y otros contaminantes.

Por todo esto, Mesa de la Ría lamenta que “el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, haya declarado como de interés estratégico de Andalucía un proyecto que traerá nuevas chimeneas a Huelva, concediendo además la medalla de la región a esta empresa condenada por delitos ambientales y que el alcalde de Huelva renuncie a cumplir los acuerdos del 91, además del propio plan General de Huelva, que prohíbe nuevas industrias y chimeneas contaminantes en la Punta del Sebo”.

También, en el aspecto ambiental, el proyecto ‘CirCular’ se ha tramitado de espaldas a la población y conforme a una modificación sustancial de las instalaciones de Atlantic Copper, cuando se trata de una nueva industria pesada que debería tener un tratamiento como tal.