Por la defensa de Doñana

0
260

MESA DE LA RÍA SOLICITARÁ EL RECHAZO DEL AYUNTAMIENTO A LA LEY DE AMNISTÍA DE LOS RIEGOS ILEGALES EN DOÑANA

Para el colectivo ciudadano, la propuesta legal significará el fin del mayor espacio natural de nuestro país

Mesa de la Ría solicitará en el próximo pleno municipal el rechazo a la proposición de Ley que el parlamento andaluz está tramitando con el objetivo de regularizar las hasta ahora extracciones ilegales de agua en el entorno de Doñana.

Para esta organización “el daño que esta ley está haciendo puede afectar al sector fresero y los frutos rojos de esta provincia”. De hecho, un claro ejemplo de la bajada de la demanda de estos productos “lo encontramos en el documento que más de una veintena de empresas han suscrito y dirigido a la Junta y al gobierno, solicitando la paralización de la tramitación de esta ley en el seno de la campaña promovida por la organización ecologista WWF España”, ha explicado el concejal de Mesa de la Ría Francisco Romero.

De hecho, la presión de la agricultura intensiva en el entorno de Doñana y la necesidad de grandes cantidades de agua para el riego están provocando que este tipo de actividad sea insostenible en el corazón de esta reserva de la biosfera. Durante décadas, numerosas explotaciones agrícolas han utilizado para el riego el agua obtenida ilegalmente, lo que ha provocado una reducción del 60 por ciento del volumen del principal acuífero del que se abastece Doñana, afectando al principal humedal de Europa, que sin agua está condenado a su desaparición.

Así, como Mesa de la Ría tiene claro que este enorme pulmón verde es uno de los grandes valores de la provincia y que como tal hay que protegerlo, ya que se trata de un espacio muy sensible, exigirá al Ayuntamiento de Huelva a que inste a la Junta de Andalucía a que dé marcha atrás en la tramitación de una ley que persigue la regularización de un riego ilegal que durante décadas ha afectado a esta zona, tal y como se lo han solicitado desde el Gobierno de España, La Unión Europea y la UNESCO.

Según Romero, “a pesar de las innumerables leyes, normas y órdenes que recogen el alto grado de protección de Doñana, éstas no parecen servir de mucho ante la actuación de las distintas administraciones, que curiosamente son las mismas que ostentan la responsabilidad de su protección”.