Mesa de la Ría, decepcionada tras la reunión del Órgano de Participación de los Fosfoyesos

0
134

El desconocimiento del alcalde de Huelva de la situación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y la falta de avances de las dos líneas de investigación de la comisión de expertos hacen pensar que llevamos otro año perdido

Después de más de un año de la última reunión de este órgano, Mesa de la Ría considera que no se ha avanzado en nada. De hecho, durante la reunión, representantes de distintos colectivos preguntaron sobre el estado de tramitación la DIA. El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, aseguró que “desconoce su estado” y que supone que “está paralizada a la espera de la formación de un nuevo gobierno”. Por lo tanto, Mesa de la Ría constata así que la situación sigue paralizada y que las dos líneas de investigación iniciadas por los profesores de la Universidad de Huelva José Borrego y Rafael Pérez, expuestas por el vicerrector de la Onubense Juan Alguacil, apenas han tenido avances desde la última reunión del órgano.

Durante todo este año, los únicos logros obtenidos han sido de carácter jurídico, instados por Mesa de la Ría, después de que la Audiencia Nacional no aceptase el aval de la fábrica de Puertollano para la recuperación de la marisma, pues quedó demostrado que Fertiberia infló el valor de la fábrica para cubrir la cantidad de 65,9 millones de euros.

Además, Mesa de la Ría ha trasladado al órgano de participación de los fosfoyesos los datos sobre la denuncia de las filtraciones a través de los agujeros que están conectados con los canales mareales y que han desalojado gran parte de las aguas ácidas de los fosfoyesos a la ría, tema que aún no ha sido abordado por el comité de expertos.

El presidente de la Asociación Mesa de la Ría, Juan Manuel Buendía, ha pedido incluso un equipo de juristas al comité para evitar que Villar Mir eluda su responsabilidad con la venta de Fertiberia, así como la incorporación al comité de expertos de ingenieros con experiencia en obras marítimas y portuarias.

El colectivo ha expresado que la recuperación de la marisma es lo que la población quiere, insistiendo en que la retirada de los fosfoyesos es una cuestión política. Cómo retirarlos, y no su viabilidad, es lo que compete desde el órgano de participación trasladar a la comisión de expertos de la Universidad.

El único proyecto admisible es el que contemple la restauración integral de la marisma y la devolución a su estado natural, por lo que espera que, en breve, el Ministerio deniegue la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto de enterrado de los fosfoyesos y le exija a Fertiberia la restauración ambiental completa de la marisma contaminada