Los presupuesto no cumplen con Huelva

0
17

MESA DE LA RÍA VUELVE A SOLICITAR AL GOBIERNO CENTRAL QUE “ABONE LA DEUDA HISTÓRICA DE HUELVA”  

La situación de deterioro ambiental, el desempleo y la falta de infraestructuras que sitúan a Huelva a la cola de España ha llevado a este colectivo a enviar un escrito al Gobierno Central, solicitando la devolución de la deuda histórica del país a esta ciudad.

El pasado mes de septiembre, Mesa de la Ría entregó al subsecretario de estado un escrito dirigido al Ministerio para la Transición Ecológica con el objetivo de que elevara al consejo de ministros el reembolso de la ciudad que los onubenses se merecen.

Una devolución que pasa por recuperar integralmente la ría de Huelva de uno de los más graves ‘ecocidios’ ambientales europeos producido por una industria química básica “obsoleta” que dio muchos beneficios económicos al país, pero que ha hundido a Huelva en el “subdesarrollo más absoluto”.

Para ello, Mesa de la Ría propone importantes actuaciones. De un lado, la denegación inmediata del proyecto de Fertiberia que trata de enterrar la marisma, de otro, la exigencia a quiénes han contaminado que se encarguen de la limpieza del entorno y, sobre todo, que el Gobierno arbitre las medidas oportunas para que, ahora y por primera vez, sean los onubenses, en democracia, quienes decidan el futuro de los terrenos de Francisco Montenegro de su municipio, una petición a la que se han sumado más de 30.000 onubenses.

Además, para este colectivo ciudadano es parte fundamental de esa deuda la mejora de las infraestructuras de Huelva para el desarrollo económico de una ciudad “que siempre estuvo intervenida por las decisiones impuestas y equivocadas desde fuera”.

Es más, para Mesa de la Ría, las declaraciones de la FOE sobre su apoyo rotundo a la una industria responsable de tales daños ambientales confirman “la nula voluntad y capacidad de representantes de la patronal a solucionar el gravísimo problema que acucia a Huelva, llegando incluso a señalar a los propios ciudadanos responsables de una economía ‘B’ que ellos mismos ni denuncian ni solucionan”.