Por la regulación del uso de artefactos pirotécnicos

0
363

MESA DE LA RÍA ELEVARÁ AL PRÓXIMO PLENO DE DICIEMBRE UNA MOCIÓN PARA QUE SE REGULE EL USO DE LOS PETARDOS

ESTE REGLAMENTO DEL USO DE ARTEFACTOS PIROTÉCNICOS PROTEGERÁ LOS DERECHOS DE PERSONAS Y ANIMALES

Mesa de la Ría pedirá que se utilice la pirotecnia insonora, sin ruido ni explosiones en fiestas y espectáculos organizados por este Ayuntamiento y que se promueva una campaña de difusión y concienciación, especialmente enfocada en niños y adolescentes, sobre los problemas que la pirotecnia genera en los animales y en sectores sensibles de la sociedad como ancianos, enfermos y bebés, encaminada a reducir o evitar el uso de estos artefactos.

La Ordenanza Municipal debe regular el uso de petardos y material pirotécnico en espacios públicos para minimizar los efectos adversos y molestias que ocasiona sobre una parte de la población, las mascotas y a aquellos seres con los que convivimos en la Reserva de la Biosfera Marisma del Odiel.

La Organización Mundial de la Salud cifra en 120 decibelios el umbral máximo de ruido a partir del cual se puede generar daños en el oído, mientras que los cohetes pirotécnicos más potentes superan los 170 decibelios, cuestión que hay que corregir en la ordenanza para la protección contra la contaminación acústica de Huelva.

Además, personas con capacidades diferentes e hipersensibilidad sensorial, como es el caso de las personas autistas, sufren especialmente las consecuencias los petardos. De hecho, la sensibilidad auditiva de las personas con autismo las hace vulnerables a los estruendos de las fiestas.

La regulación de los pertardos colocará a Huelva en una de las capitales de provincia españolas pionera en la defensa de los animales, tras el enorme éxito de la supresión de los circos con animales que Mesa de la Ría ya promovió en noviembre de 2015

Igualmente, no hay que obviar el peligro que supone la utilización de petardos en lugares concurridos y aglomeraciones como las que se producen durante las fiestas populares, peligro que se ve agravado cuando son menores de edad los que manipulan este tipo de artefactos.