Mesa de la Ría exige la paralización de los proyectos gasísticos en Doñana

0
25

MESA DE LA RIA ACUDE AL PARLAMENTO EUROPEO PARA PARALIZAR LAS ACTIVIDADES GASÍSTICAS DE LAS EMPRESAS REPSOL, ENAGAS Y GAS NATURAL EN DOÑANA.

La Mesa de la Ría denuncia que el proyecto de Gas Natural no se ha evaluado conjuntamente con los preexistentes de REPSOL y Enagas, por lo que ha pedido, en la documentación aportada a la Comisión Europea, que ya no hay razones para dilatar mas la paralización inmediata del proyecto de marismas Gas Natural, ya que no se ha evaluado en su conjunto, ignorando las actividades ya mencionadas de Repsol y Enagas.

La Intervención del representante de Mesa de la Ría ha sido denegada inicialmente, desconocemos la razón. Ante la decisión injustificable, dado que el otro peticionario si disponía del tiempo formalmente concedido, el parlamentario del grupo EQUO, reclamó, al menos un tiempo mínimo, por lo que se nos concedió un minuto tan solo. Conviene recordar que el otro peticionario, Sr Maillo de IU, representa a un partido que, cuando presentó esta petición en el año 2013, mientras gobernaba junto al PSOE, la Junta de Andalucía había concedido ya en el 2012 la Autorización Ambiental Integrada a la empresa Gas Natural, a la que estamos denunciando. Resulta poco creíble el interés ahora de Izquierda Unida por evitar el atentado al Parque Nacional, cuando tuvo en su mano haberlo impedido en el periodo que gobernó en la Junta de Andalucía, entre el 2012 y 2015. Esto hace mas  lamentable, si cabe, la decisión de la presidenta del Comité de Peticiones.

Mesa de la Ría ha expuesto que su posición en la defensa de Doñana, al contrario de otros colectivos, se dirige contra todo el gas y contra todas las empresas que vienen operando en Doñana y sus costas, desde hace 25 años.

Para ello este colectivo ha solicitado en la documentación aportada, que se paralicen de inmediato las obras iniciadas por GAS NATURAL, pues éstas no han sido evaluadas ambiental y sísmicamente en conjunto con el resto de las operaciones gasísticas que desde 1995, realizan en Doñana las empresas REPSOL y ENAGAS. Una evaluación que ya solicitamos a la Comisión Europea mediante escrito de fecha 18 de enero de 2017.

El Estado Español ha aprobado una Declaración de Impacto Ambiental y la Junta  una Autorización Ambiental Unificada que no evalúan los riesgos sísmicos con las actividades gasísticas preexistentes en Doñana, por lo que ambas autorizaciones incumplen y vulneran Directivas Europeas.

Requerimos una apuesta firme por el desarrollo de las Energías Renovables en esta región y que la Comisión Europea abra un expediente de infracción que paralice este inaceptable plan gasístico previsto para Doñana.

REPSOL era la operadora de las Concesiones de Explotación de gas de los pozos submarinos “Poseidón Norte” y Poseidón Sur”, ubicados frente a las costas de Doñana y otorgada mediante Reales Decretos que establecían en 1995 que durante la explotación del campo gasístico, “se ha previsto establecer períodos alternativos de producción e inyección de gas en el yacimiento, con la finalidad de verificar su posible utilización como almacenamiento subterráneo de gas natural

En la actualidad las líneas submarinas han pasado a manos de ENAGAS  (el actual gestor del transporte y almacenamiento del gas en España),  motivo por el que dimos traslado  a las autoridades europeas la siguiente pregunta: ¿Para qué quiere ENAGAS estas conducciones si no para almacenar e inyectar gas?

Además, Mesa de la Ría viene comprobando, desde hace tiempo, la producción de microsismos en los citados pozos.

DOÑANA VERSUS CASTOR

En la pasada comparecencia de hace un año, Mesa de la Ría alertó que la situación geológica de Doñana es mucho más compleja que la de Castor, lo que supondría un auténtico polvorín sísmico en una zona de Tsunamis.

Hace un año, aportamos a la Comisión El Informe de Sismicidad  Inducida en el Golfo de Cádiz  redactado por los técnicos Miguel de las Doblas, Julio Barea y José Manuel Cantó, documento menospreciado por las distintas administraciones, el Instituto Geológico Minero de España (IGME) y el propio Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), apreciación felizmente rectificada un año después.

Este riguroso informe, que expresa el enorme riesgo sísmico que provoca la inyección de gas en Doñana, ha sido citado también por el Defensor del Pueblo Andaluz Maeztu  y la propia Junta de Andalucía.

ANEXO: