Moción contra los Circos con Animales

1
72

2015-07-21-circo

MOCIÓN QUE PRESENTA MESA DE LA RÍA DE HUELVA PARA SU DEBATE Y APROBACIÓN EN PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE HUELVA, PARA DECLARAR A NUESTRO MUNICIPIO LIBRE DE CIRCOS CON ANIMALES SALVAJES.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Cuando pensamos en diversión, generalmente pensamos en una situación en la que todos los que participan se ponen alegres y disfrutan de diferentes gracias. El contrato de diversión no es para ambas partes cuando en el medio hay seres explotados, maltratados, humillados, golpeados, mal alimentados y otro largo etcétera que sufren los animales en los circos, después de haber sido arrancados de su hábitat natural. Muchos de ellos nacieron en ese cautiverio, para ser convertidos en juguetes que a costa de su dolor deben hacer reír.

Los animales no son juguetes, sino seres vivos cuyo lugar es la naturaleza, es la reivindicación de innumerables asociaciones animalistas que está modificando conciencias. Entre ellas destacan el Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal (CACMA), PACMA, la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales’ (APDDA), animanaturalis, Libera!, igualdad animal, ANDA, Born Free Foundation, FAADA y otras muchas.

Aunque los espectáculos de circo no sean aparentemente violentos, en realidad son una condena a cadena perpetua y trabajos forzados para los animales, cuyas vidas se convierten en una auténtica tortura, tanto fuera como arriba del escenario, pasan la mayor parte del tiempo de sus vidas encerrados en jaulas, incluso encadenados, como el caso del Circo Roma, que visitó Huelva el pasado mes de junio, en el que los animales no salían de sus jaulas-camiones.

201212-nocirco

Según el informe de infocircos “Los animales salvajes en los circos. La situación en España”, este ritmo de vida supone a los animales un grave estrés que conlleva consecuencias nefastas para su salud, algo a lo cual su organismo no siempre se puede adaptar. Este tipo de vida les impide desarrollar sus comportamientos naturales, lo cual les provoca un gran sufrimiento tanto físico como psicológico, y les genera una confusión que en muchas ocasiones deriva en trastornos y comportamientos anormales. En escena vemos el resultado de un adiestramiento estricto y cruel, porque los animales deben comportarse de una manera completamente desnaturalizada, realizando actividades impropias para su especie e inclusive dolorosas para su fisiología.

Algo tan insólito como felinos saltando entre aros de fuego (lo cual les causa auténtico pavor, ya que su instinto les hace alejarse del fuego) sólo se ha podido lograr porque se les ha sometido a un adiestramiento basado en el castigo y la coacción. En caso de que los animales no realicen los ejercicios a los cuales se les obliga, se toman medidas como la privación de agua y alimentos y, muy a menudo, se recurre a la violencia, usando látigos y otros objetos para golpearles.

El circo es un espectáculo dirigido a un público infantil, pero los circos con animales siguen mostrándolos como las exhibiciones de monstruos propios del siglo pasado. Afortunadamente nuestra comprensión del planeta y de los animales con quienes lo compartimos ha evolucionado y esta evolución debe reflejarse en todo lo que hacemos, ¿Cómo podemos inculcar el respeto hacia la naturaleza, cuando mostramos a los niños animales salvajes alejados de su medio y permanentemente confinados en pequeños recintos? ¿Cómo pretendemos educarles acerca de los animales si no se les permite comportarse normalmente, y se les fuerza unas posturas antinaturales? ¿Cómo podemos hablar de protección, cuando estos espectáculos muestran como normal tratar a los animales como objetos, sin que tengan opción alguna a la libertad?. El escritor e hispanista Ian Gibson señala en relación al maltrato animal, “si los niños reciben estas enseñanzas de dolor y violencia, “¿qué futuro tiene un país?”. El propio M. Gandhi señala que “la cultura de un pueblo se mide por el modo de tratar a sus animales”.

Es evidente que el respeto por el medio ambiente y la naturaleza comporta también el respeto a los otros seres con los que compartimos el Planeta y que los circos con animales salvajes no ofrecen una educación medioambiental apropiada promoviendo una visión tergiversada y falsa de los animales resultando incluso del todo antipedagógico para los niños, que es el público mayoritario de estos espectáculos.

La Directora en España de la organización internacional AnimaNaturalis, Aïda Gascón, considera que “teniendo en cuenta que los circos son espacios consagrados al arte y a la creación, no concebimos que hoy en día se sigan utilizando y explotando animales con el único propósito del mero entretenimiento. Dentro de no muchos años los circos con animales serán vistos como algo anacrónico, tal y como nosotros vemos hoy en día aquellos circos de hace cien años en los que se mostraba a personas deformes o con graves minusvalías como parte de las atracciones”.

La exhibición de animales en el circo está prohibida por Ley en países como Canadá, Suecia, Dinamarca, Bolivia, Austria, Perú y Grecia. Según la lista de ciudades éticas de Infocircos.org, en la actualidad 181 municipios españoles se han declarado libres de espectáculos con animales en circos.

Nuestra provincia y el Término Municipal de Huelva, disponen de ejemplos de enormes extensiones y zonas protegidas, que los onubenses hemos sabido proteger y conservar y donde es posible contemplar a los animales libres en sus habitats, entre las que destacan Doñana y Marismas del Odiel respectivamente. Los onubenses somos tradicionalmente respetuosos con los seres vivos, por lo que debemos mostrarnos como ejemplo y pioneros de un compromiso por la defensa de los derechos de todos ellos.

Huelva debe unirse al listado de ciudades éticas y apostar por un circo espectáculo y creativo, dirigido a una educación en valores de nuestra infancia, donde el talento y la espectacularidad radique en las personas que trabajan en él. Circos españoles y de todo el mundo apuestan por una diversión sin crueldad animal, entre ellos destacan los más prestigiosos que no utilizan animales en sus exhibiciones, como el canadiense «Circo del Sol».

Por todo ello, Mesa de la Ría de Huelva presenta para su aprobación por el Pleno del Ayuntamiento, en virtud del art. 1 del Reglamento Orgánico del Ayuntamiento de Huelva y de los arts. 77 y ss. del Real Decreto 2586/1986, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de organización, funcionamiento y régimen jurídico de las Entidades Locales la siguiente

MOCIÓN:

PRIMERO.- Para que el Ayuntamiento de Huelva prohíba los espectáculos de circo con animales salvajes.

SEGUNDO.- Para manifestar el compromiso este Ayuntamiento con los principios éticos, sociales y medioambientales y con el respeto a no ocasionar sufrimiento a los animales.

TERCERO.- Para no permitir la entrada e instalación en esta localidad (tanto en terrenos privados como públicos) de animales salvajes de circos, aunque éstos no participen en espectáculos circenses.

 

En Huelva, a 20 de julio de 2015

 

 

 

Rafael Gavilán Fernández

Concejal Mesa de la Ría de Huelva

1 Comentario

  1. No me explico cómo os entretenéis en mezclar «churras con merinas». Mesa de la Ría tiene un magnífico programa electoral que, a mi juicio, se empaña por cuestiones como estas: ¿circo y animales? La incidencia de esta problemática en Huelva, provincia y España es mínima.
    Intuyo que lo que se oculta es una animadversión contra los toros, procedente de el apoyo de pacma y más falso que los billetes de 7 euros.
    No voy a los toros y no me gusta la fiesta (ni la nacional ni la internacional de francia, portugal, méxico…)
    Pero entiendo que la única manera posible de mantener la especie del toro de lidia es que siga habiendo este tipo de festejos. ¿cuánto dinero gastamos en intentar que el lince no se extinga? Y es dinero bien gastado.
    El toro es un animal que se mantiene económicamente a sí mismo. Vive durante unos 5-6 en un entorno natural, magnífica alimentación y mejores condiciones; sólo se le controla la reproducción (cosa que hacen todos los que tienen mascotas en casa); luego se mata para utilizar la carne. Sólo una mínima parte de la ganadería se lleva a las fiestas y es muerto en ese circo. ¿Sufre? sí, claro.
    Las personas desde tiempos ancestrales han utilizado la muerte ritual de una víctima (desde el cordero que ofrece Abraham a Dios, al toro que se mataba en honor a Mitra (el que nació el mismo día que Cristo y del que tenemos un magnífico ejemplar en Cabra, Córdoba, a la hecatombe (cien-bueyes) que hacían los griegos, e incluso a los seres humanos que sacrificaban los aztecas) como algo más que un espectáculo. Esto no significa que se deba mantener, sino QUE NO SE PUEDE QUITAR POR DECRETO. Se trata de algo atávico, íntimo para aquellos que lo practican.
    Tengo la impresión que las organizaciones antitaurinas no están a favor del toro, sino intentando dividir a la opinión pública, buscando un motivo de disensión (estás conmigo o estás contra mí). Sobre todo porque la festividad del toro va a caer por su propio peso, no necesita ayuda para que se pierda ella sola sin causar más disputas ni problemas: las cifras demuestran que cada vez son menos los abonados, menos las corridas. El mundo del toro está presente en García Lorca, Miguel Hernández, Picasso, Valle … ninguno de ellos sospechoso de ser facha ni pamplinas por el estilo.
    Olvidarse de la fiesta del toreo y esperar a que se acabe por sí misma, es darle una oportunidad a los que piensan que no hay 2 españas enfrentadas, sino tantas españas como españoles.
    …Y cuando la fiesta del toreo deje de existir (y de antemano afirmo que no me voy a gastar un puñetero duro por mantenerla) entonces todos tendremos que atarnos los machos y apoquinar para evitar que ese animal tan hermoso presente en la historia, la literatura, la música, la pintura, la lengua … no se nos extinga. Habrá que echarle un buen capote a la cuestión si no queremos vernos a puerta gayola delante de una situación incómoda e incongruente: que quienes se llaman a sí mismos ecologistas sean los causantes de la desaparición de una magnífica especie. Y dejo ya de hablar, que antes de que me den un aviso prefiero cambiar de tercio
    (perdón)

Comments are closed.